La Medicina
Inicio Mas informacion

La salud es lo más importante

La Medicina

es la ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte del ser humano, e implica ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud, aplicándolo al diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades.

Historia

La medicina tuvo sus comienzos en la prehistoria, la cual también tiene su propio campo de estudio conocido como "Antropología médica"; se utilizaban plantas, minerales y partes de animales, en la mayoría de las veces estas sustancias eran utilizadas en rituales mágicos por chamanes, sacerdotes, magos, brujos, animistas, espiritualistas o adivinos.

Pintura mural que representa a Galeno e Hipócrates. Siglo XII, Anagni (Italia). Los datos antiguos encontrados muestran la medicina en diferentes culturas como la medicina Āyurveda de la India, el antiguo Egipto, la antigua China y Grecia. Uno de los primeros reconocidos personajes históricos es Hipócrates quien es también conocido como el padre de la medicina, Aristóteles; supuestamente descendiente de Asclepio, por su familia: los Asclepíades de Bitinia; y Galeno. Posteriormente a la caída de Roma en la Europa Occidental la tradición médica griega disminuyó.

Después de 750 d. C., los musulmanes tradujeron los trabajos de Galeno y Aristóteles al arábigo por lo cual los doctores Islámicos se indujeron en la investigación médica. Cabe mencionar algunas figuras islámicas importantes como Avicena que junto con Hipócrates se le ha sido mencionado también como el padre de la medicina, Abulcasis el padre de la cirugía, Avenzoar el padre de la cirugía experimental, Ibn al-Nafis padre de la fisiología circulatoria, Averroes y Rhazes llamado padre de la pediatría. Ya para finales de la Edad Media posterior a la peste negra, importantes figuras médicas emergieron de Europa como William Harvey y Grabiele Fallopio.

En el pasado la mayor parte del pensamiento médico se debía a lo que habían dicho anteriormente otras autoridades y se veía del modo tal que si fue dicho permanecía como la verdad. Esta forma de pensar fue sobre todo sustituida entre los siglos XIV y XV d. C., tiempo de la pandemia de la "Peste negra.

Asimismo, durante los siglos XV y XVI, una parte de la medicina, la anatomía sufrió un gran avance gracias a la aportación del genio renacentista Leonardo Da Vinci, quien proyecto junto con Marcantonio Della Torre (1481-1511); un médico anatomista de Pavía; uno de los primeros y fundamentales tratados de anatomía, denominado Il libro dell'Anatomia. Aunque la mayor parte de las más de 200 ilustraciones sobre el cuerpo humano que realizó Leonardo Da Vinci para este tratado desaparecieron, se pueden observar algunas de las que sobrevivieron en su Tratado sobre la pintura.

Edward Jenner, descubridor de la vacuna de la viruela. En 1980 la OMS declaró erradicada a esta enfermedad. Investigaciones biomédicas premodernas desacreditaron diversos métodos antiguos como el de los "cuatro humores[6] " de origen griego; es en el siglo XIX, con los avances de Leeuwenhoek con el microscopio y descubrimientos de Robert Koch de las transmisiones bacterianas, cuando realmente se vio el comienzo de la medicina moderna. A partir del siglo XIX se vieron grandes cantidades de descubrimientos como el de los antibióticos que fue un gran momento para la medicina; personajes tales como Rudolf Virchow, Wilhelm Conrad Röntgen, Alexander Fleming, Karl Landsteiner, Otto Loewi, Joseph Lister, Francis Crick, Florence Nightingale, Maurice Wilkins, Howard Florey, Frank Macfarlane Burnet, William Williams Keen, William Coley, James D. Watson, Salvador Luria, Alexandre Yersin, Kitasato Shibasaburō, Jean-Martin Charcot, Luis Pasteur, Claude Bernard, Paul Broca, Nikolái Korotkov, William Osler y Harvey Cushing como los más importantes entre otros.

Mientras la medicina y la tecnología se desarrollaban, comenzó a volverse más confiable, como el surgimiento de la farmacología de la herbolaria hasta la fecha diversos fármacos son derivados de plantas como la atropina, warfarina, aspirina, digoxina, taxol etc.; de todas las descubiertas primero fue la arsfenamina descubierta por Paul Ehrlich en 1908 después de observar que las bacterias morían mientras las células humanas no lo hacían.

Las primeras formas de antibióticos fueron las drogas sulfas. Actualmente los antibióticos se han vuelto muy sofisticados. Los antibióticos modernos puede atacar localizaciones fisiológicas específicas, algunas incluso diseñadas con compatibilidad con el cuerpo para reducir efectos secundarios.

Las vacunas por su parte fueron descubiertas por el Dr. Edward Jenner al ver que las ordeñadoras de vacas que contraían el virus de vaccinia al tener contacto con las pústulas eran inmunes a la viruela, lo que constituye el comienzo de la vacunación. Años después Louis Pasteur le otorgó el nombre de vacuna en honor al trabajo de Edward Jenner con las vacas.

Actualmente el conocimiento sobre el genoma humano ha empezado a tener una gran influencia sobre ella, razón por la que se han identificado varios padecimientos ligados a un gen en específico en el cual la Biología celular y la Genética se enfocan para la administración en la práctica médica, aun así, estos métodos aún están en su infancia.

Báculo de Asclepio símbolo de la Medicina.

El báculo de Asclepio es utilizado como el símbolo mundial de la medicina. Se trata de una vara con una serpiente enrollada, representando al dios griego Asclepio, o Esculapio para los romanos. Este símbolo es utilizado por organizaciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Americana Médica y de Osteopatía,[8] la Asociación Australiana y Británica Médica y diversas facultades de medicina en todo el mundo que igualmente incorporan esta insignia.

La medicina y sus clasificaciones

Existen cuatro grandes divisiones de la medicina:

1. Medicina tradicional: se trata de la ciencia reconocida a nivel internacional que estudia y prescribe tratamientos para mejorar el bienestar sanitario de la población. De esta forma, y junto con muchas otras, forma parte de las denominadas ciencias de la salud.

La mayoría de las prácticas que contempla la medicina sólo pueden ser desarrolladas por profesionales del área, ya sean enfermeros, licenciados o técnicos o médicos. Existe una intensa regulación legal sobre la materia, de forma que las habilitaciones necesarias, los lugares y los requerimientos para ejercer esta medicina son decididos y otorgados por organismos del Estado y de instituciones internacionales.

Se trata de la única forma de práctica médica oficialmente aceptada por la Organización de las Naciones Unidas, que la coordina desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la mayoría de los países de Occidente.

A su vez, la medicina tradicional se divide en cada vez más numerosas especialidades que se pueden clasificar en cuatro grupos:

A.Especialidades clínicas: cumplen funciones preventivas, diagnósticas y terapéuticas en contacto con el paciente. Las más importantes son:

Clínica Médica

Cardiología

Endocrinología

Geriatría

Hemoterapia

Infectología

Medicina del deporte

Medicina Familiar

Medicina legal

Nefrología

Neumonología

Neurología

Oncología

Pediatría

Psiquiatría

Reumatología

Traumatología

B.Especialidades quirúrgicas: trabajan con técnicas y procedimientos invasivos para modificar estructuras superficiales o profundas del cuerpo. A modo de ejemplo se pueden nombrar:

Cirugía cardiovascular

Cirugía general

Cirugía maxilofacial

Cirugía ortopédica

Cirugía pediátrica

Cirugía plástica

Cirugía torácica

Cirugía reparadora

C.Especialidades clínico – quirúrgicas: Utilizan por igual técnicas invasivas y no invasivas. Podemos encontrar entre ellas:

Angiología

Dermatología

Estomatología

Ginecología y obstetricia

Oftalmología

Otorrinolaringología

Urología

D.Especialidades de laboratorio:por lo general no tienen contacto directo con el paciente, pues elaboran diagnósticos a través del estudio de muestras y sugieren tratamientos al médico clínico tratante. A modo de ejemplo podemos nombrar:

Análisis clínicos

Anatomía patológica

Inmunología

Medicina nuclear

Parasitología

Neurofisiología clínica

Radiología

2. Medicinas complementarias: se aglomeran en este grupo todos los procedimientos aplicables en conjunto con las prácticas de la medicina tradicional. Cada vez son más tomadas en cuenta y aplicadas por los profesionales. Un ejemplo de este tipo de prácticas es el uso de música durante el parto para tranquilizar al neonato y a la madre.

3. Medicinas alternativas: aquí se ubica el conjunto de prácticas terapéuticas y diagnósticas no aceptadas dentro del cuerpo de la medicina tradicional por no ser demostrables por medio de criterios científicos. Es por esto que suelen ser conocidas como “pseudociencias”. La gran mayoría de estas técnicas proviene de los países de Oriente. De entre ellas, las más importantes son:

Homeopatía: consiste en el uso de sustancias diluidas que buscan generar los mismos síntomas que sufre el paciente, bajo la premisa de que “lo similar cura a lo similar”. La efectividad de estas prácticas no pudo ser demostrada.

Acupuntura: se trata de la aplicación de agujas en puntos determinados del cuerpo del paciente y busca por lo general el alivio del dolor. Aunque su validez científica no fue demostrada, cada vez es más usada como técnica complementaria a los tratamientos convencionales.

Quiropráctica: se ocupa del tratamiento de los problemas del sistema locomotor (músculos, huesos y articulaciones) por medio de mecanismos directos y manuales, tales como el “ajuste vertebral”, que ordena la columna vertebral, considerada el eje y centro del cuerpo.

Masajes: pueden ser usados con diversos fines, ya sean estéticos, preventivos, terapéuticos, deportivos, sexuales y psicológicos. Se trata del manejo manual de los tejidos blandos, como ser el tejido conectivo, los músculos y la piel, en busca de relajarlos y mejorar su circulación sanguínea o linfática.

4. Medicina integrativa: es aquella que utiliza técnicas de la medicina convencional, pero que aprovecha los procedimientos alternativos y complementarios con cierto grado de aval científico en cuanto a su seguridad y eficacia.